martes, 4 de marzo de 2014

El gran guía de la Revolución Proletaria Mundial (A Nova Democracia)





Nota de la redacción: En 26 de diciembre de 2013 se completaron 120 años del nacimiento del Presidente Mao Tsetung, el gran líder de la Revolución China, héroe y gran maestro del proletariado internacional. En la China, decenas de millares tomaron las calles de varias ciudades con pancartas y banderas rojas, entonando cantos para celebrar la fecha. El gobierno reaccionario de Pekín, del revisionista PCCh, reaccionó con declaraciones oficiales de que el pueblo no debería “endiosar” el gran dirigente comunista. En conmemoración a esa fecha celebrada por los revolucionarios de todo el mundo, publicamos este artículo del Núcleo de Estudios del Marxismo-Leninismo-Maoísmo – Brasil enviado a nuestra redacción.

Los imperialistas y todos los reaccionarios son tigres de papel.
O la revolución conjura la guerra mundial o la guerra mundial atiza la revolución.
Presidente Mao Tsetung

De los tres mayores hitos de la Revolución Proletaria Mundial del siglo XX, fuera la Revolución Bolchevique (1917), dirigida por el gran Lenin, el Presidente Mao Tsetung dirigió dos de ellos. Líder incontestable de la revolución en el país más populoso del mundo y gran guía del más alto nivel alcanzado por la Revolución Proletaria Mundial, la gran Revolución Cultural Proletaria (GRCP). El Presidente Mao, gran continuador de Marx y Lenin y gran dirigente del proletariado internacional, aportó imperecederas contribuciones a la Revolución Proletaria y al tesoro del marxismo-leninismo, las cuales se constituyeron en una nueva etapa del desarrollo de la ciencia del comunismo.

Así como Marx y Engels fundaron el marxismo en lucha contra las corrientes filosóficas idealistas y metafísicas, dialéctica-idealistas y el materialismo antiguo, así como las teorías e ideologías correspondientes a esas concepciones de las clases dominantes explotadoras y opresoras, Lenin lo elevó a una segunda etapa de desarrollo, en dura lucha contra el revisionismo que pretendía negar su esencia revolucionaria. El leninismo se constituyó, por lo tanto, como segunda etapa de este desarrollo. Como lo afirmó Stalin, “el leninismo es el marxismo de la época del imperialismo y de la revolución proletaria”. Correspondió al Presidente Mao en su tormentosa época, como jefe de la Revolución China, el reto, rol y labor semejante, confirmando los precedentes del surgimiento con Marx y desarrollo con Lenin, de que la ciencia del proletariado sólo puede desarrollarse en lucha inconciliable contra todas las tentativas de su negación.

Aplicación creadora

Desde el triunfo de la revolución en China (1949) después de 22 años de lucha armada y la construcción del socialismo con el “Gran salto adelante” y las “Comunas populares”, pasando por el desenmascaramiento del kruschovismo (la Gran polémica-1963) a la GRCP (1966), toda la labor del Presidente Mao fue resultante de su magistral manejo de la dialéctica y creativa aplicación de las verdades universales del marxismo-leninismo a la realidad china, a la práctica de su revolución, del análisis preciso del imperialismo y de su demoledor e inseparable combate al nuevo revisionismo, en la defensa irrenunciable del carácter revolucionario del marxismo. Sus aportes, por los grandes y nuevos problemas a que dio respuestas, ya en los años de 1960, se constituyeron en el desarrollo de una nueva etapa que demandaba el marxismo, deviniéndose el marxismo-leninismo en marxismo-leninismo-maoísmo. Así como la comprensión y aceptación del leninismo como segunda y nueva etapa del marxismo fue uno divisor de aguas entre comunistas y revisionistas en la primera mitad del siglo XX, también lo es desde los años de 1960, la comprensión de que el maoísmo es el marxismo-leninismo de la época. Hoy, más que nunca, el maoísmo es el deslinde entre comunistas y todo el revisionismo, incluido sus manifestaciones más ‘novedosas’. Es la nueva, tercera y superior etapa del desarrollo del marxismo.

Fue el Presidente Gonzalo, jefe del Partido Comunista del Perú y de la Revolución Peruana, y en medio a la gran Guerra Popular que dirigía quien, por primera vez y acertadamente, sintetizó los gigantescos aportes del Presidente Mao como maoísmo, como nueva, tercera y superior etapa del desarrollo del marxismo. Como había cumplido Stalin la tarea de definir y sintetizar el leninismo, cupo al Presidente Gonzalo la de definir y sintetizar el maoísmo. Y lo hizo con la profunda comprensión de que una nueva etapa de desarrollo se caracteriza cuando determinados aportes de determinado proceso revolucionario se dan en las tres partes constitutivas del marxismo – la filosofía marxista, la economía política marxista y el socialismo científico –, como un salto cualitativo de estas como unidad, por exigencia objetiva de la época y necesidad de desarrollo del marxismo para responderla.

En la Entrevista del Siglo concedía a El  Diario desde la clandestinidad, luego después del histórico I Congreso del PCP, en 1988, el Presidente Gonzalo expuso las bases de esa comprensión:

“Para nosotros, el marxismo es un proceso de desarrollo y este grandioso proceso nos dio una nueva, tercera y superior etapa. (...) Decimos esto porque viendo las tres partes integrantes del marxismo es claramente evidente que el Presidente Mao Tsetung desarrolló cada una de estas tres partes.”

“Así, simplemente para enumerar: en la filosofía marxista nadie puede negar su grandioso desarrollo en la dialéctica, centralmente en la ley de la contradicción estableciendo que es la única ley fundamental; si nos colocamos el problema de la economía política, podemos decir que en este campo basta destacar dos cosas: una, para nosotros de peso inmediata y concreta, el capitalismo burocrático, y, dos, el desarrollo de la economía política del socialismo, pues, en síntesis, podríamos decir que es él quien realmente estableció y desarrolló la economía política del socialismo; en cuanto al socialismo científico bastaría destacar la guerra popular, pues, es con el Presidente Mao Tsetung que el proletariado internacional logra una teoría militar cabal, desarrollada y nos da así la teoría militar de la clase, del proletariado, con aplicación en todas las partes.

Creemos que estas tres cuestiones nos demuestran que hay un desarrollo de carácter universal. Visto el problema de esta manera, entonces estamos frente a una nueva etapa y la llamamos de tercera, porque el marxismo tiene dos etapas precedentes: la de Marx y la de Lenin, de ahí que hablemos de marxismo-leninismo. En lo pertinente a la superior: en el maoísmo, la ideología del proletariado universal alcanza el más alto desarrollo adquirido hasta hoy, su nivel superior; sin embargo, en la comprensión de que el marxismo es una – disculpen la reiteración – unidad dialéctica que da grandes saltos y esos grandes saltos son los que generan etapas. Así, para nosotros, lo que existe en el mundo hoy es marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente maoísmo.”

Y además aseveró que “Lo fundamental en el maoísmo es el poder. El poder para el proletariado, el poder para la dictadura del proletariado, el poder basado en una fuerza armada y dirigida por el partido comunista. Más explícitamente: 1) el poder bajo dirección del proletariado en la revolución democrática; 2) el poder para la dictadura del proletariado en las revoluciones socialista y culturales y 3) el poder basado en una fuerza armada dirigida por el partido comunista, conquistado y defendido mediante la guerra popular”. Y esta es cuestión medular.

Magistral manejo de la dialéctica

En brillantes síntesis el Presidente Mao, de forma clara y profunda, analiza el materialismo dialéctico, establece que la contradicción es la única ley fundamental que rige la naturaleza, la sociedad y el pensamiento. Sistematiza la cuestión sobre la contradicción: la contradicción principal y el aspecto principal de la contradicción, el aspecto particular y universal de la contradicción, el papel del antagonismo en la contradicción, contradicción antagónica y no antagónica, la identidad y lucha de los contrarios. Sobre la relación de la práctica y la teoría, profundizó Lenin, afirmando que el conocimiento surge de la práctica indicando sus dos saltos, el que va de la práctica al conocimiento y de este a la práctica, siendo el segundo el principal.

En la economía política profundiza tesis leninistas en el análisis del imperialismo con la conceptuación del capitalismo burocrático, o sea, como que en la época del imperialismo, a través de la exportación de capitales y de la política colonial, el capitalismo se desarrolla en los países dominados engendrado por el imperialismo y atado a él. También desarrolló la tesis leninista de que “la política es expresión concentrada de la economía”, que “el trabajo político es la línea vital del trabajo económico” apuntando “poner la política en el puesto de mando”. Aún en economía política del socialismo apunta grandes cuestiones con el Gran Salto Adelante y las Comunas Populares.

En la esfera de la lucha de clases, de la lucha revolucionaria y del socialismo, el Presidente Mao, asentado en una experiencia de más de cincuenta años de lucha partidaria y más de veinte de lucha armada, desarrolló la concepción de la línea de masas como método de movilizar las masas, conocer la realidad para formular correctamente la línea general, aplicar el centralismo democrático, construir los tres instrumentos fundamentales de la revolución y organizar las masas en ella. Partiendo de la concepción marxista de que son las masas que hacen la historia formuló que para una correcta y acertada práctica revolucionaria los comunistas y activistas revolucionarios deben de modo sistemático y continuado “recoger las ideas de las masas (ideas dispersas, no sistemáticas), concentrarlas (transformarlas por medio del estudio en ideas sintetizadas y sistematizadas), ir de nuevo a las masas para propagarlas y explicarlas de modo que las masas las tomen como suyas, persistir en ellas y que las traduzcan en acción; y aún verificar la justeza de esas ideas en el transcurrir de la propia acción de las masas. Después es preciso volver a concentrar las ideas de las masas y llevarlas otra vez a las masas, para que estas persistan en ellas y las apliquen firmemente”.

Desarrolló la tesis marxista-leninista del partido al formular el concepto de la lucha de dos líneas en el partido, que se expresa como reflejo de las contradicciones de clases existentes en la sociedad e, inclusive, durante todo el período de la construcción del socialismo. Razón por la cual postula como determinante la necesidad de la permanente lucha ideológica contra el oportunismo, contra el dogmatismo, contra el revisionismo, teniendo siempre en cuenta el revisionismo como peligro principal, para afirmación y dominio de la línea proletaria en el partido, condición indispensable para la victoria de la revolución, de la construcción del socialismo y de su tránsito al comunismo.

Potencializó la línea político-ideológica de la revolución proletaria estableciendo los Tres Instrumentos Fundamentales de la Revolución como siendo el Partido Comunista, Ejército Popular y Frente Único Revolucionario. Llamándolos de “las tres varitas mágicas”, afirmó que “La experiencia... nos demuestra que el frente único y la lucha armada son las dos armas básicas para vencer el enemigo. El frente único es un frente para mantener la lucha armada. Y las organizaciones del Partido son los heroicos combatientes que manejan estas dos armas – para asaltar y destruir las posiciones del enemigo”. En la construcción y manejo de los mismos, el Presidente Mao comprendió tratarse de la construcción del nuevo poder y en esto definió que “El poder nace del fusil” y que el “el partido manda en el fusil y jamás permitiremos que el fusil mande en el partido”.

Dio superior dimensión a la cuestión militar, desarrollando y sistematizando la teoría y línea militar del proletariado, la guerra popular, como guerra de masas dirigida por el partido comunista, con que se resolvió el problema de la estrategia de la conquista del poder del proletariado paso a paso con las bases de apoyo, su conquista en todo el país y su defensa. Además el Presidente Mao desarrolló la teoría marxista del Estado con la teoría de la revolución democrática burguesa de nuevo tipo o Nueva Democracia, expresada como dictadura conjunta de las clases revolucionarias. Tesis de suma importancia, dado que la inmensa mayoría de los países son dominados por el imperialismo y la gran mayoría de la población de la tierra se localiza en ellos.

Además de la innovadora y monumental contribución con la GRCP, pues con ella se resolvió la cuestión de cómo conducir la lucha de clases en las condiciones de la dictadura del proletariado, para desarrollar la construcción del socialismo, luchar contra las líneas defensoras del camino capitalista y la inevitable tentativa de restauración burguesa.

El gran legado del presidente Mao

Una generación de valerosos dirigentes y militantes comunistas que sucedió a la muerte del Presidente Mao Tsetung pasó a estudiar y aplicar sus enseñamientos. De ella, entre otros, forman parte Ibrahim Kayppakkaya, asesinado bajo torturas por el Estado fascista turco en 1973, fundador del Partido Comunista de la Turquía (Marxista-Leninista) - TKP/ML que sigue levantando la bandera de la guerra popular; Charu Mazumdar, dirigente del Partido Comunista de la India Marxista-Leninista que se apoyó en el histórico levantamiento campesino de Naxalbari  para fundamentar el camino de la guerra popular en la India y que en los días de hoy tiene continuidad bajo la dirección de su sucesor Partido Comunista de la India (Maoísta) – PCI (M); Pedro Pomar, gran dirigente del Partido Comunista del Brasil, asesinado por el régimen militar fascista en 1976 después de la derrota de la Guerrilla de Araguaia, en el balance de la cual defendió la evaluación crítica de los errores de la concepción aplicada, para superar errores y proseguir la estrategia de la guerra popular.

Pero, de todos estos, se destacó Abimael Guzmán Reynoso, el Presidente Gonzalo, que supo, con mayor acierto, cumplir la tarea de sistematizar la experiencia de la Revolución China de forma más profunda y completa a la cabeza de la Fracción Roja del Partido Comunista del Perú. En 17 años de lucha y retomando a Mariátegui, reconstituyó el PCP al final de 1979, iniciando en 17 de mayo de 1980 la Guerra Popular. Estremeciendo los Andes y sacudiendo las viejas y podridas estructuras semifeudales y burocráticas de la sociedad peruana, golpeando duramente sus fuerzas armadas y policiales genocidas condujo la guerra hasta su etapa del Equilibrio Estratégico. En el histórico I Congreso de 1988, hijo del partido reconstituido y de la guerra popular, el PCP, bajo la jefatura del Presidente Gonzalo, estableció de forma cabal que la ideología del proletariado había alcanzado una nueva, tercera y superior etapa, el maoísmo. Congreso que estableció la Base de Unidad Partidaria (BUP) con sus tres elementos: la Ideología como marxismo-leninismo-maoísmo pensamiento Gonzalo, principalmente pensamiento Gonzalo; el Programa y la Línea Política General, con línea internacional y línea militar como centro de la revolución de nueva democracia ininterrumpida al socialismo, como parte e al servicio de la revolución proletaria mundial, rumbo a la meta final del siempre dorado Comunismo.

La iniciativa del MRI en los años de 1980 fue un importante paso en la dirección de la reconstitución de la Internacional Comunista, aglutinando y coordinando la lucha ideológica en el MCI. Con la contribución decisiva del PCP, el MRI avanzó en la comprensión del maoísmo como nueva, tercera y superior etapa del marxismo, sin embargo las posiciones oportunistas en su interior, temiendo la creciente influencia del pensamiento Gonzalo, sabotearon el apoyo a la guerra popular y difundieron capitulación. Cuestión que se condensó en la capitulación en Nepal por la dirección de Prachanda  del PCN(m) que, traicionando el pueblo y la revolución puso fin a la heroica guerra popular. Tal episodio representó la bancarrota del MRI y su liquidación, principalmente por las posiciones de Bob Avakian del PCR-USA. En los días actuales, siguen los ataques abiertos y velados al marxismo-leninismo-maoísmo producidos por el imperialismo y toda la reacción, por los trotskistas de siempre, por los revisionistas kruschovistas y titistas , los dogmato-revisionistas hoxhistas, los revisionistas tengsiaopinistas y los más nuevos próceres del revisionismo contemporáneo, tales como las LOD (línea oportunista de derecha) en el Perú de los “acuerdistas” de MOVADEF y sus ratas Mírian, Morote, etc., y de la guerrilla mercenaria de la rata José, detractor del Presidente Gonzalo, del pensamiento Gonzalo y del histórico I Congreso del PCP, además de Avakian  del PCR-USA con su “nueva síntesis”, Prachanda del PCN (Nepal), con su “Socialismo del Siglo XXI” y “Competición multipartidaria”. Los maoístas peruanos, después de los duros golpes sufridos con la prisión de su dirección, el Presidente Gonzalo, y la capitulación de varios miembros del CC, enfrentando el viento y la marea contrarrevolucionarias, luchan por la reorganización del PCP en todo el país, llevando su BUP establecida por su histórico I Congreso.

Encarnar el maoísmo

Hoy más que nunca, en medio de la profunda crisis de descomposición del imperialismo, cuando todas las contradicciones fundamentales se agudizan, particularmente la que es principal que opone naciones/pueblos oprimidos al imperialismo, en función de que la rebelión de las masas populares explota en todos los continentes, en que se fortalece la resistencia de los pueblos contra las guerras imperialistas de agresión y reparto, en que guerras populares levantan alto la bandera de la revolución de nueva democracia, del socialismo y del comunismo en la India, Filipinas, Turquía y Perú, en que en diferentes países contingentes de revolucionarios maoístas preparan el desencadenamiento de nuevas guerras populares, configurándose desarrollo desigual de la situación revolucionaria en el mundo, es tarea central de los verdaderos revolucionarios desencadenar, defender y aplicar, principalmente aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo, o sea, encarnarlo.

Y se hace necesario, como parte de un más acertado balance de la experiencia de la revolución proletaria, de forma general y de la experiencia de la dictadura del proletariado en particular, realizar el balance de la aplicación del maoísmo. Exactamente partiendo de la GRCP, tomar de las diferentes experiencias de los partidos comunistas maoístas y de los procesos que dirigen, para cosechar lecciones positivas y negativas de todos, pero principalmente comprender donde más se avanzó en la comprensión y aplicación del maoísmo.

De esto deducimos que el proceso de la Revolución Peruana, que con la aplicación magistral del maoísmo por el Presidente Gonzalo y decurrente Guerra Popular, trajo, por consecuencia, contribuciones universales a la teoría de la revolución proletaria de los días actuales. Pues, pese a los duros golpes recibidos, lo que se pasa con la Revolución Peruana nada más es que momentos cruciales presentes en todos los procesos revolucionarios triunfantes. Tal como se vivenció en Rusia entre la derrota de la Revolución de 1905 hasta las vísperas del triunfo de Octubre de 1917, o en China del periodo de las cinco grandes operaciones de cerco y aniquilamiento por el Kuomintang, el de la Larga Marcha, hasta el establecimiento de la base de apoyo central y retaguardia general y cuartel general de la revolución que representó Yenan y el triunfo el 1º de Octubre de 1949. Ni el gran Lenin y ni el Presidente jamás evaluaron que esas derrotas y duros golpes recibidos por la revolución en sus países fueron principalmente debido a errores de línea, aunque en China, en medio a todo, tuvo que se imponer a línea del Presidente Mao. Muy por el contrario, la práctica de cada una de estas revoluciones confirmó que solamente triunfaron porque persistieron con la misma y correcta línea. De ahí la correcta comprensión de los maoístas peruanos en luchar por la reorganización del PCP centrados en la defensa de su histórico I Congreso, su BUP, el maoísmo, el pensamiento Gonzalo, la defensa de la vida del Presidente Gonzalo, impulsando la guerra popular.

La síntesis del maoísmo expresada por el pensamiento Gonzalo y sus contribuciones de vigencia universal, tales como su magistral análisis del curso y trayectoria de la Revolución Proletaria Mundial, apuntando que la misma se encuentra en la etapa de la Ofensiva Estratégica, dentro de la cual el proletariado revolucionario tiene que organizar su contraofensiva, impulsando una Nueva Gran Ola de la Revolución, cuando la crisis de descomposición y agonía del imperialismo alcanzó niveles avanzados, cuando la revolución se ha convertido en tendencia principal histórica y política, donde se hace necesario constituir/reconstituir y desarrollar partidos comunistas maoístas, bregar para que el maoísmo sea mando y guía de la revolución proletaria mundial; de aplicar la construcción concéntrica de los tres instrumentos fundamentales de la revolución; partido comunista militarizado de cuyo proceso desarrolle correspondientes dirección y pensamiento guía; de que la Guerra Popular tiene vigencia universal aplicada a las particularidades de cada país, para desencadenar nuevas guerras populares y oponer a la guerra imperialista mundial la guerra popular mundial; guerra popular hasta el luminoso Comunismo.

Cuando la crisis de descomposición y agonía del imperialismo se profundizó de modo tan formidable, dentro de la cual las condiciones objetivas para la revolución proletaria nunca estuvieron tan maduras, con explosión de gigantescas revueltas de las masas populares en todo el mundo, de crecimiento de las guerras de resistencia antiimperialistas y de la persistencia heroica de las guerras populares de la India, Filipinas, Turquía y Perú, el necesario desarrollo de las condiciones subjetivas para impulsar la nueva gran ola de la revolución cobra un salto de calidad. Y este sólo puede ser alcanzado con la elevación de la lucha de dos líneas en el MCI para dar lucha implacable a todo oportunismo, combatiendo el revisionismo como peligro principal y especificándolo, asumir cabalmente el maoísmo, encarnarlo.

1 comentario:

pedro palo dijo...

Que buena nota, hay que arreciar este trabajo en las masas, hay que llevarles el conocimiento del MLM principalmente Maoismo Pensamiento Gonzalo, la única manera de crear condicciones para aniquilar el revisionismo , pues son las masas armadas las que le darán muerte!.
No vamos a dejar que las luchas ideológicas se queden en los inteluchos, estos gánsteres de la corrupción ideológica tiene que ser desenmascarados por las bases, por esas masas educadas en la practica comunista que fusil en mano los pondrá en buen recaudo. El partido militarizado tiene que estar en marcha garantia de triunfo para que las masas estén guiadas y hagan la destrucción del Capitalismo y la construcción del Socialismo. Trabajar con mucha resolución por que la ciencia del mlm Pensamiento Gonzalo se imponga en las masas. Por la fortaleza del gran tesoro de la ciencia del Comunismo, del mlm Pensamiento Gonzalo, por el Partido militarizado, por la dictadura del proletariado! Gloria al todo poderoso Pensamiento Gonzalo!