martes, 19 de marzo de 2019

INDIA: Victoriosa emboscada del EGPL a fuerzas represivas en Dantewada.


 
correovermello-noticias
New Delhi, 19.03.19
Según informa la agencia IANS, unidades del Ejercito Guerrillero Popular de Liberación realizaron una emboscada contra un pelotón del 231 Batallón de las CPRF, causando la muerte de un oficial de los agentes y heridas a otros seis.
El combate, que tuvo lugar en una zona boscosa de Kondapara en el distrito de Dantewada, Chhattisgarh, fue descrito por la policía como "una lluvia de balas sobres sus agentes".  No se reportan bajas entre los combatientes revolucionarios.
El gobierno del Estado y Central ha reforzado la presencia policial con 27 nuevos batallones de la CRPF ante la convocatoria electoral de abril.
Los maoístas han pedido un boicot a las elecciones de Lok Sabha (Cámara Baja del Parlamento de la India) y han colgado pancartas que advierten a las personas de no votar. El distrito de Dantewada se encuentra dentro del distrito electoral de Bastar Lok Sabha, que se presentará en las urnas el 11 de abril en la primera fase de las elecciones generales. Chhattisgarh tiene 11 asientos en Lok Sabha y votarán en tres fases el 11, 18 y 23 de abril.
También en Chhattisgarh, se informa de la detención, el pasado día 17 de tres personas en posesion de un importante numero de detonadores y cable Cordex, en Bastar.

Imagenes de acciones del Día Interrnacional de Solidaridad con el camarada Ajith, en Italia y Belgica.

Italia.

Bergamo.

Palermo.
Belgica.

Bruselas.







ITALIA: CAMPAGNA PER LA LIBERAZIONE DI AJITH, DIRIGENTE DEL PCI(M) - IL MESSAGGIO DEL PCm Italia


Ieri, 18 marzo, in diverse città italiane e in molti altri paesi si sono svolte iniziative di solidarietà, nella giornata internazionale per la liberazione del compagno Konnath Muraleedharan, nome di battaglia Ajith, dirigente del Partito Comunista Maoista dell’India, in carcere dal 2015, insieme al compagno Ismail Hamza.
 
 
MESSAGGIO DEL PARTITO COMUNISTA maoista - Italia
Chi è il grande compagno Ajith
L’unico crimine commesso dal compagno Ajith è aver dedicato tutta la sua vita all’instancabile lotta contro l’oppressione. Oppressione di classe, oppressione di casta, oppressione genere, oppressione nazionale, contro l’oppressione imperialista che le genera tutte e per la rivoluzione e la giustizia sociale.
Ebbene sì! Il compagno Ajith ha fatto tutto ciò, dedica la sua vita alla lotta implacabile contro il sistema che sfrutta, opprime, stritola e succhia i sangue di centinaia di milioni di dannati della terra!

Il compagno Ajith è un grande internazionalista che ha lavorato sempre per unire i comunisti di tutto il mondo in un’unica organizzazione mondiale, prima nella lotta per elevare l’unità e linea ideologica
e politica del MRI, poi, dopo il collasso di questo, nei continui sforzi per dare al proletariato mondiale una nuova organizzazione internazionale fondata sul MLM e sulla lotta alle posizioni revisioniste che avevano liquidato il MRI.
Ajith ha lavorato per l'unità dei proletari dei paesi imperialisti con i popoli oppressi nei paesi oppressi dall'imperialismo, contro ogni posizione equivoca di “internazionalismo imperialista”, dando, con i sui saggi teorici e i risultati pratici del suo lavoro, un importante contributo.

Il compagno Ajith ha lavorato per l'unità dei comunisti in India in un unico Partito, dai tempi della sua lotta per opporsi, resistere e infine sconfiggere liquidare la linea opportunista affermatasi nella direzione suo stesso Partito alla fine degli anni 80 fino alla vittoriosa conclusione, nel 2014, della fusione del PCI(M-L) [Naxalbari] di cui era segretario con il PCI(Maoista). Il suo lavoro ha portato un importante contributo sia pratico, all'avanzamento ed estensione della guerra popolare, che teorico e ideologico, per sviluppare una strategia e tattica che la porti la guerra popolare alla vittoria.

Ha lavorato sempre a sostegno alle lotte di liberazione e alle lotte proletarie contro fascismo e imperialismo, tanto nei paesi oppressi quanto nei paesi imperialisti, indicando sempre con precisione chi sono i veri e falsi amici di queste lotte e su quale linea delimitare il nostro campo.

Il compagno Ajith è un grande teorico marxista-leninista-maoista che ha sempre combattuto il revisionismo, l'opportunismo e l'estremismo infantile nel movimento comunista in tutto il mondo. Esemplari sono la sua critica dell’Avakianismo e l’acuta analisi del processo che ha interrotto la rivoluzione in Nepal, delle cause della degenerazione revisionista.

Il compagno Ajith è sempre stato un forte sostenitore sin dal primo momento, della costituzione costruzione del Partito comunista in Italia e di noi maoisti italiani che lo stiamo facendo, senza mai farci mancare il suo autorevole supporto e preziose indicazioni.
Per tutte queste ragioni, Ajith è un nostro compagno che vogliamo venga strappato dalle grinfie dello stato fascista indiano e dell'imperialismo, perché ritorni al suo posto e al suo impegno di grande comunista marxista-leninista-maoista e di rivoluzionario internazionalista autentico.

Fin dalla sua cattura si è sviluppata nel mondo una campagna per difenderlo e ottenerne la liberazione, cui hanno aderito, oltre che rivoluzionari di ogni continente, tanti organismi di difesa dei diritti umani e dei prigionieri politici e notissime personalità della cultura mondiale. Di recente l’Alta Corte di Mumbay ha riconosciuto al compagno Ajith il beneficio della libertà su cauzione, ma ha sospeso questa decisione, per dare ai suoi persecutori il tempo di preparare l’appello.
È tempo che si faccia sentire ancora e sempre più forte il grido “libertà per Ajith e tutti i prigionieri politici in India!”
Libertà per Ajith!
Viva la guerra popolare!
Viva l'internazionalismo proletario!
Viva la rivoluzione proletaria mondiale!
Laal salam!

En memoria de la Comuna. V.I. Lenin. (1911)

V. I. Lenin

En memoria de la Comuna



Primera edición: En Rabóchaia Gazeta, núm.4-5, 15 (28) de abril de 1911.
Digitalización y HTML: Aritz, para el MIA, set. 2000.

Han pasado cuarenta años desde la proclamación de la Comuna de París. Según la costumbre establecida, el proletariado francés honró con mítines y manifestaciones la memoria de los hombres de la revolución del 18 de marzo de 1871. A finales de mayo volverá a llevar coronas de flores a las tumbas de los communards fusilados, víctimas de la terrible “Semana de Mayo”, y ante ellas volverá a jurar que luchará sin descanso hasta el total triunfo de sus ideas, hasta dar cabal cumplimiento a la obra que ellos le legaron.
¿Por qué el proletariado, no sólo francés, sino el de todo el mundo, honra a los hombres de la Comuna de París como a sus predecesores? ¿Cuál es la herencia de la Comuna?
La Comuna surgió espontáneamente, nadie la preparó de modo consciente y sistemático. La desgraciada guerra con Alemania, las privaciones durante el sitio, la desocupación entre el proletariado y la ruina de la pequeña burguesía, la indignación de las masas contra las clases superiores y las autoridades, que habían demostrado una incapacidad absoluta, la sorda efervescencia en la clase obrera, descontenta de su situación y ansiosa de un nuevo régimen social; la composición reaccionaria de la Asamblea Nacional, que hacía temer por el destino de la República, todo ello y otras muchas causas se combinaron para impulsar a la población de París a la revolución del 18 de marzo, que puso inesperadamente el poder en manos de la Guardia Nacional, en manos de la clase obrera y de la pequeña burguesía, que se había unido a ella.
Fue un acontecimiento histórico sin precedentes. Hasta entonces, el poder había estado, por regla general, en manos de los terratenientes y de los capitalistas, es decir, de sus apoderados, que constituían el llamado gobierno. Después de la revolución del 18 de marzo, cuando el gobierno del señor Thiers huyó de París con sus tropas, su policía y sus funcionarios, el pueblo quedó dueño de la situación y el poder pasó a manos del proletariado. Pero en la sociedad moderna, el proletariado, avasallado en lo económico por el capital, no puede dominar políticamente si no rompe las cadenas que lo atan al capital. De ahí que el movimiento de la Comuna debiera adquirir inevitablemente un tinte socialista, es decir, debiera tender al derrocamiento del dominio de la burguesía, de la dominación del capital, a la destrucción de las bases mismas del régimen social contemporáneo.
Al principio se trató de un movimiento muy heterogéneo y confuso. Se adhirieron a él los patriotas, con la esperanza de que la Comuna reanudaría la guerra contra los alemanes, llevándola a un venturoso desenlace. Los apoyaron asimismo los pequeños tenderos, en peligro de ruina si no se aplazaba el pago de las deudas vencidas de los alquileres (aplazamiento que les negaba el gobierno, pero que la Comuna les concedió). Por último, en un comienzo también simpatizaron en cierto grado con él los republicanos burgueses, temerosos de que la reaccionaria Asamblea Nacional (los “rurales”, los salvajes terratenientes) restablecieran la monarquía. Pero el papel fundamental en este movimiento fue desempeñado, naturalmente, por los obreros (sobre todo, los artesanos de París), entre los cuales se había realizado en los últimos años del Segundo Imperio una intensa propaganda socialista, y que inclusive muchos de ellos estaban afiliados a la Internacional.
Sólo los obreros permanecieron fieles a la Comuna hasta el fin. Los burgueses republicanos y la pequeña burguesía se apartaron bien pronto de ella: unos se asustaron por el carácter socialista revolucionario del movimiento, por su carácter proletario; otros se apartaron de ella al ver que estaba condenada a una derrota inevitable. Sólo los proletarios franceses apoyaron a su gobierno, sin temor ni desmayos, sólo ellos lucharon y murieron por él, es decir, por la emancipación de la clase obrera, por un futuro mejor para los trabajadores.
Abandonada por sus aliados de ayer y sin contar con ningún apoyo, la Comuna tenía que ser derrotada inevitablemente. Toda la burguesía de Francia, todos los terratenientes, corredores de bolsa y fabricantes, todos los grandes y pequeños ladrones, todos los explotadores, se unieron contra ella. Con la ayuda de Bismarck (que dejó en libertad a 100.000 soldados franceses prisioneros de los alemanes para aplastar al París revolucionario), esta coalición burguesa logró enfrentar con el proletariado parisiense a los campesinos ignorantes y a la pequeña burguesía de provincias, y rodear la mitad de París con un círculo de hierro (la otra mitad había sido cercada por el ejército alemán). En algunas grandes ciudades de Francia (Marsella, Lyon, Saint-Etienne, Dijon y otras) los obreros también intentaron tomar el poder, proclamar la Comuna y acudir en auxilio de París, pero estos intentos fracasaron rápidamente. Y París, que había sido la primera en enarbolar la bandera de la insurrección proletaria, quedó abandonada a sus propias fuerzas y condenada una muerte cierta.
Para que una revolución social pueda triunfar, necesita por lo menos dos condiciones: un alto desarrollo de las fuerzas productivas y un proletariado preparado para ella. Pero en 1871 se carecía de ambas condiciones. El capitalismo francés se hallaba aún poco desarrollado, y Francia era entonces, en lo fundamental, un país de pequeña burguesía (artesanos, campesinos, tenderos, etc.). Por otra parte, no existía un partido obrero, y la clase obrera no estaba preparada ni había tenido un largo adiestramiento, y en su mayoría ni siquiera comprendía con claridad cuáles eran sus fines ni cómo podía alcanzarlos. No había una organización política seria del proletariado, ni fuertes sindicatos, ni sociedades cooperativas...
Pero lo que le faltó a la Comuna fue, principalmente tiempo, posibilidad de darse cuenta de la situación y emprender la realización de su programa. No había tenido tiempo de iniciar la tarea cuando el gobierno, atrincherado en Versalles y apoyado por toda la burguesía, inició las operaciones militares contra París. La Comuna tuvo que pensar ante todo en su propia defensa. Y hasta el final mismo, que sobrevino en la semana del 21 al 28 de mayo, no pudo pensar con seriedad en otra cosa.
Sin embargo, pese a esas condiciones tan desfavorables y a la brevedad de su existencia, la Comuna adoptó algunas medidas que caracterizan suficientemente su verdadero sentido y sus objetivos. La Comuna sustituyó el ejército regular, instrumento ciego en manos de las clases dominantes, y armó a todo el pueblo; proclamó la separación de la Iglesia del Estado; suprimió la subvención del culto (es decir, el sueldo que el Estado pagaba al clero) y dio un carácter estrictamente laico a la instrucción pública, con lo que asestó un fuerte golpe a los gendarmes de sotana. Poco fue lo que pudo hacer en el terreno puramente social, pero ese poco muestra con suficiente claridad su carácter de gobierno popular, de gobierno obrero: se prohibió el trabajo nocturno en las panaderías; fue abolido el sistema de multas, esa expoliación consagrada por ley de que se hacía víctima a los obreros; por último, se promulgó el famoso decreto en virtud del cual todas las fábricas y todos los talleres abandonados o paralizados por sus dueños eran entregados a las cooperativas obreras, con el fin de reanudar la producción. Y para subrayar, como si dijéramos, su carácter de gobierno auténticamente democrático y proletario, la Comuna dispuso que la remuneración de todos los funcionarios administrativos y del gobierno no fuera superior al salario normal de un obrero, ni pasara en ningún caso de los 6.000 francos al año (menos de 200 rublos mensuales).
Todas estas medidas mostraban elocuentemente que la Comuna era una amenaza mortal para el viejo mundo, basado en la opresión y la explotación. Esa era la razón de que la sociedad burguesa no pudiera dormir tranquila mientras en el ayuntamiento de París ondeara la bandera roja del proletariado. Y cuando la fuerza organizada del gobierno pudo, por fin, dominar a la fuerza mal organizada de la revolución, los generales bonapartistas, esos generales batidos por los alemanes y valientes ante sus compatriotas vencidos, esos Rénnenkampf y Meller-Zakomielski franceses, hicieron una matanza como París jamás había visto. Cerca de 30.000 parisienses fueron muertos por la soldadesca desenfrenada; unos 45.000 fueron detenidos y muchos de ellos ejecutados posteriormente; miles fueron los desterrados o condenados a trabajar forzados. En total, París perdió cerca de 100.000 de sus hijos, entre ellos a los mejores obreros de todos los oficios.
La burguesía estaba contenta. “¡Ahora se ha acabado con el socialismo para mucho tiempo!”, decía su jefe, el sanguinario enano Thiers, cuando él y sus generales ahogaron en sangre la sublevación del proletariado de París. Pero esos cuervos burgueses graznaron en vano. Después de seis años de haber sido aplastada la Comuna, cuando muchos de sus luchadores se hallaban aún en presidio o en el exilio, se iniciaba en Francia un nuevo movimiento obrero. La nueva generación socialista, enriquecida con la experiencia de sus predecesores, cuya derrota no la había desanimado en absoluto, recogió la bandera que había caído de las manos de los luchadores de la Comuna y la llevó adelante con firmeza y audacia, al grito de “¡Viva la revolución social, viva la Comuna!” Y tres o cuatro años más tarde, un nuevo partido obrero y la agitación levantada por éste en el país obligaron a las clases dominantes a poner en libertad a los communards que el gobierno aún mantenía presos.
La memoria de los luchadores de la Comuna es honrada no sólo por los obreros franceses, sino también por el proletariado de todo el mundo, pues aquella no luchó por un objetivo local o estrechamente nacional, sino por la emancipación de toda la humanidad trabajadora, de todos los humillados y ofendidos. Como combatiente de vanguardia de la revolución social, la Comuna se ha ganado la simpatía en todos los lugares donde sufre y lucha el proletariado. La epopeya de su vida y de su muerte, el ejemplo de un gobierno obrero que conquistó y retuvo en sus manos durante más de dos meses la Capital del mundo, el espectáculo de la heroica lucha del proletariado y de sus sufrimientos después de la derrota, todo esto ha levantado la moral de millones de obreros, alentado sus esperanzas y ganado sus simpatías para el socialismo. El tronar de los cañones de París ha despertado de su sueño profundo a las capas más atrasadas del proletariado y ha dado en todas partes un impulso a la propaganda socialista revolucionaria. Por eso no ha muerto la causa de la Comuna, por eso sigue viviendo hasta hoy día en cada uno de nosotros.
La causa de la Comuna es la causa de la revolución social, es la causa de la completa emancipación política y económica de los trabajadores, es la causa del proletariado mundial. Y en este sentido es inmortal.



lunes, 18 de marzo de 2019

FREE COMRADE AJITH ! 18 de marzo Día Internacional de Solidaridad.

Celebrando con júbilo el 148 aniversario de la Gloriosa Commune de París.

Fue un acontecimiento histórico sin precedentes. Hasta entonces, el poder había estado, por regla general, en manos de los terratenientes y de los capitalistas, es decir, de sus apoderados, que constituían el llamado gobierno. Después de la revolución del 18 de marzo, cuando el gobierno del señor Thiers huyó de París con sus tropas, su policía y sus funcionarios, el pueblo quedó dueño de la situación y el poder pasó a manos del proletariado. Pero en la sociedad moderna, el proletariado, avasallado en lo económico por el capital, no puede dominar políticamente si no rompe las cadenas que lo atan al capital. De ahí que el movimiento de la Comuna debiera adquirir inevitablemente un tinte socialista, es decir, debiera tender al derrocamiento del dominio de la burguesía, de la dominación del capital, a la destrucción de las bases mismas del régimen social contemporáneo.
 V.I. Lenin.


 

domingo, 17 de marzo de 2019

FRANCIA: Acte XVIII : 4 mois de Gilets Jaunes / Acto XVIII 4 meses de Chalecos Amarillos.

La Cause du Peuple.


Le 16 Mars 2019 a eu lieu l’acte XVIII des Gilets Jaunes. De nouvelles manifestations partout en France, avec une combativité retrouvée le jour même où le faux “Grand Débat” de Macron prenait fin.
Avec ces mobilisations, cette lutte prolongée, celles et ceux qui se révoltent ont montré au gouvernement qu’il ne pouvait pas faire taire leur voix. De nombreuses personnes ont été arrêtées, condamnées, violentées, mutilées pour leur engagement.
C’était également le 16 Mars qu’avait lieu la Marche annuelle contre les violences d’Etat à Paris. Ces violences, le plus souvent policières, qu’on retrouve dans les quartiers et dans les manifestations, sont le résultat de décennies où l’Etat français a construit et renforcé son dispositif de maintien de l’ordre. Dans l’Etat français, la République s’est construite sur le sang : celui de la Commune de Paris, et celui de tous les peuples colonisés. Il n’est pas étonnant qu’aujourd’hui, cette même République utilise ces moyens contre celles et ceux des masses populaires qui refusent de se ranger. Contre celles et ceux qui depuis 4 mois, ou depuis toute leur vie, vont fondamentalement contre l’Etat bourgeois.
C’était également le 16 Mars qu’avait lieu la “Marche du Siècle”, sur les questions d’environnement et d’écologie. Dans les masses qui se sont activées pour les Gilets Jaunes, la question de l’environnement était très présente, puisque le gouvernement les accusait d’aller contre une mesure “écolo”. La responsabilité de ceux qui contrôlent la production était pointée du doigt, et sur les ronds points et dans les manifs, les gens demandaient que la question de l’environnement soit traité par les masses, et pas par des taxes. Face aux illusions libérales qu’un petit changement individuel est suffisant, ou que cet Etat va faire quoi que ce soit pour améliorer la situation, nous devons toujours avancer cette ligne : une écologie révolutionnaire, c’est traiter l’environnement en partant des masses, pour un mode de production viable à notre survie, le socialisme.
En résumé, 4 mois de Gilets Jaunes, de nombreuses luttes, encore plus de raisons de se révolter. Continuons sur cette voie, et avançons vers la révolution !

sábado, 16 de marzo de 2019

FRANCIA: Millares de manifestantes desmienten las cifras del Ministerio de Interior.



correovermello-noticias
París, 16.03.19
En Lyon mas de 30.000 manifestantes entre chalecos amarillos, defensores del clima y activistas en la denuncia de la violencia policial han marchado, pacíficamente, por las calles de la ciudad, llevando acabo la convergencia de las luchas, que tanto teme el régimen burgués. También en Marsella se han unido millares de manifestantes.
Las cifras del Ministerio del terror afirman que solo han participado en toda Francia 14.500 personas, una vez mas, hacen el ridículo, pues solo esta cifra ya los había en París. La manipulación informativa es evidente lo que indigna mas aun en la población.
En la capital, numerosos comercios de lujo han sido atacados (Hugo Boss, Lacoste, Nespresso..) así como restaurantes y cafés de lujo. También han ardido sedes bancarias o quioscos de prensa en le Champs-Elysées. Se afirma que hay mas de un centenar de detenidos.

FRANCIA: Importantes enfrentamientos en la capital marcan el inicio de la XVIII jornada de lucha de los Chalecos Amarillos.

 


correovermello-noticias
París, 16.03.19
La jornada de Lucha numero 18 de los Chalecos Amarillos convocada para este sábado a desenvocado en duros enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas represivas en la capital informan medios de prensa franceses.
El conocido y elitista café Le Fouquet’sen los Campos Elíseos ha sufrido la ira de los manifestantes que han destrozado algunas de sus instalaciones y vidrieras. Así mismo se han atacado oficinas bancarias, y tiendas de lujo como Boss según informan redes sociales.
Miles de manifestantes han marchado pidiendo la dimisión de Macron y la cárcel para el ministro del terror, Castaner. Este ultimo ha calificado de "asalto de los vándalos" las acciones de los manifestantes. Los cuerpos represivos han cargado con gases lacrimógenos y cañones de agua. Se informa de 44 detenciones hasta el momento.


Foto Le Figaro.

El retorno del Fascismo. Historia y actualidad. Un artículo de Samir Amin (2ª Parte).


La Revolución rusa obviamente había cambiado la situación con respecto a las perspectivas de luchas de la clase trabajadora y la respuesta de las clases propietarias reaccionarias, no solo en el territorio de la Unión Soviética anterior a 1939, sino también en los territorios perdidos, los estados bálticos. y polonia. Tras el Tratado de Riga en 1921, Polonia anexó las partes occidentales de Bielorrusia (Volhynia) y Ucrania (el sur de Galicia, que anteriormente era una región de la Corona austriaca) y el norte de Galicia, que había sido una provincia del Imperio zarista).
En toda esta región, dos campos tomaron forma desde 1917 (e incluso desde 1905 con la primera Revolución Rusa): pro-socialista (que se hizo pro-bolchevique), popular en gran parte del campesinado (que aspiraba a una reforma agraria radical para su beneficio) y en círculos intelectuales (judíos en particular); y antisocialista (y, por lo tanto, complaciente con respecto a los gobiernos antidemocráticos bajo influencia fascista) en todas las clases terratenientes. La reintegración de los estados bálticos, Bielorrusia y Ucrania occidental en la Unión Soviética en 1939 enfatizó este contraste.
El mapa político de los conflictos entre “pro-fascistas” y “antifascistas” en esta parte de Europa del Este se vio borroso, por un lado, por el conflicto entre el chovinismo polaco (que persistió en su proyecto de “Polonización” del anexo). Regiones de Belarús y Ucrania por las colonias de colonos y los pueblos victimizados; y, por otro lado, por el conflicto entre los “nacionalistas” ucranianos, que eran tanto antipolacos como antirrusos (debido al anticomunismo) y el proyecto de Hitler, que no consideraba a ningún estado ucraniano como un aliado subalterno, ya que Las personas fueron simplemente marcadas para el exterminio.
Aquí remito al lector a la obra autorizada de Olha Ostriitchouk, Les Ukrainiens face à leur passé. El análisis riguroso de la historia contemporánea de esta región (Galicia austriaca, Ucrania polaca, Pequeña Rusia, que se convirtió en Ucrania soviética) proporcionará al lector un entendimiento de los temas en juego en los conflictos aún en curso, así como el lugar ocupado por el fascismo local.
La visión complaciente de la derecha occidental sobre el fascismo pasado y presente
Obviamente, el colapso de los nazis y la Italia de Mussolini obligó a las fuerzas políticas de derecha en Europa occidental (al oeste del “telón”) a distinguirse de aquellos que, dentro de sus propios grupos, habían sido cómplices y aliados del fascismo. Sin embargo, los movimientos fascistas solo se vieron obligados a retirarse a un segundo plano y esconderse detrás de escena, sin desaparecer realmente.
En Alemania Occidental, en nombre de la “reconciliación”, el gobierno local y sus patrocinadores (Estados Unidos y, en segundo lugar, Gran Bretaña y Francia) dejaron en su lugar a casi todos los que habían cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. En Francia, se iniciaron procedimientos legales contra la Resistencia por “ejecuciones abusivas de colaboración” cuando los vichistas reaparecieron en la escena política con Antoine Pinay. En Italia, el fascismo se quedó en silencio, pero todavía estaba presente en las filas de la Democracia Cristiana y la Iglesia Católica. En España, el compromiso de “reconciliación” impuesto en 1980 por la Comunidad Europea (que más tarde se convirtió en la Unión Europea) prohibió pura y simplemente cualquier recordatorio de los crímenes franquistas.
El apoyo de los partidos socialistas y socialdemócratas de Europa occidental y central a las campañas anticomunistas emprendidas por la derecha conservadora comparte la responsabilidad del posterior regreso del fascismo. Sin embargo, estos partidos de la izquierda “moderada” habían sido auténticamente y resueltamente antifascistas. Sin embargo, todo eso fue olvidado. Con la conversión de estos partidos al liberalismo social, su apoyo incondicional a la construcción europea, concebida sistemáticamente como una garantía para el orden capitalista reaccionario, y su sumisión no menos incondicional a la hegemonía estadounidense (a través de la OTAN, entre otros medios), una combinación de bloques reaccionarios. El derecho clásico y los liberales sociales se han consolidado. uno que podría, si es necesario, acomodar el nuevo extremo derecho.
Posteriormente, la rehabilitación del fascismo de Europa del Este se emprendió rápidamente a partir de 1990. Todos los movimientos fascistas de los países afectados habían sido aliados o colaboradores fieles en diversos grados con el hitlerismo. Con la próxima derrota, una gran cantidad de sus líderes activos se habían redistribuido a Occidente y, en consecuencia, podían “rendirse” a las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Ninguno de ellos fue devuelto a gobiernos soviéticos, yugoslavos u otros en las nuevas democracias populares para ser juzgados por sus delitos (en violación de los acuerdos aliados). Todos encontraron refugio en los Estados Unidos y Canadá. ¡Y todos fueron mimados por las autoridades por su feroz anticomunismo!
En Les Ukrainiens face à leur passé, Ostriitchouk ofrece todo lo necesario para establecer de manera irrefutable la colusión entre los objetivos de la política de los Estados Unidos (y detrás de ella de Europa) y los de los fascistas locales de Europa del Este (específicamente, Ucrania). Por ejemplo, el “Profesor” Dmytro Dontsov, hasta su muerte (en 1975), publicó todas sus obras en Canadá, que no solo son violentamente anticomunistas (el término “Judeo-Bolchevismo” es habitual con él), sino que incluso fundamentalmente antidemocrático. Los gobiernos de los llamados estados democráticos de Occidente apoyaron, e incluso financiaron y organizaron, la “Revolución Naranja” (es decir, la contrarrevolución fascista) en Ucrania. Y todo eso continúa. Anteriormente, en Yugoslavia, Canadá también había allanado el camino para los Ustashis croatas.
La forma inteligente en que los medios de comunicación “moderados” (que no pueden reconocer abiertamente que apoyan a los fascistas reconocidos) esconde su apoyo a estos fascistas es simple: sustituyen el término “nacionalista” por fascista. El profesor Dontsov ya no es un fascista, es un “nacionalista” ucraniano, al igual que Marine Le Pen ya no es un fascista, sino un nacionalista (como ha escrito Le Monde, por ejemplo).
¿Son estos auténticos fascistas realmente “nacionalistas”, simplemente porque lo dicen? Eso es dudoso. Los nacionalistas de hoy merecen esta etiqueta solo si cuestionan el poder de las fuerzas realmente dominantes en el mundo contemporáneo, es decir, el de los monopolios de los Estados Unidos y Europa. Estos llamados “nacionalistas” son amigos de Washington, Bruselas y la OTAN. Su “nacionalismo” equivale al odio chovinista de personas vecinas, en gran medida inocentes, que nunca fueron responsables de sus desgracias: para los ucranianos, son los rusos (y no el zar); para los croatas, son los serbios; Para la nueva extrema derecha en Francia, Austria, Suiza, Grecia y en otros lugares, se trata de “inmigrantes”.
El peligro representado por la colusión entre las principales fuerzas políticas en los Estados Unidos (republicanos y demócratas) y Europa (el derecho parlamentario y los liberales sociales), por un lado, y los fascistas del Este, por el otro, no deben ser subestimados. . Hillary Clinton se ha establecido como la principal portavoz de esta colusión y lleva la histeria de la guerra al límite. Incluso más que George W. Bush, si eso es posible, ella llama a la guerra preventiva con una venganza (y no solo por la repetición de la Guerra Fría) contra Rusia, con una intervención aún más abierta en Ucrania, Georgia y Moldavia, entre otros. Lugares: contra China y contra la gente en rebelión en Asia, África y América Latina. Desafortunadamente, este vuelo precipitado de los Estados Unidos en respuesta a su declive podría encontrar el apoyo suficiente para permitir que Hillary Clinton se convierta en “la primera mujer presidente de los Estados Unidos”. No olvidemos lo que se esconde detrás de esta falsa feminista.

Sin lugar a dudas, el peligro fascista aún hoy puede parecer que no representa una amenaza para el orden “democrático” en los Estados Unidos y en Europa al oeste del antiguo “Telón”. La colusión entre el derecho parlamentario clásico y los liberales sociales hace que sea innecesario para el capital dominante. Recurrir a los servicios de una extrema derecha que sigue a los movimientos fascistas históricos. Pero entonces, ¿qué debemos concluir sobre los éxitos electorales de la extrema derecha en la última década? Es evidente que los europeos también son víctimas de la propagación del capitalismo monopolista generalizado. Podemos ver por qué, entonces, cuando se enfrentan a la connivencia entre la derecha y la llamada izquierda socialista, se refugian en la abstención electoral o en la votación de la extrema derecha. La responsabilidad de la izquierda potencialmente radical es, en este contexto, enorme: si esta izquierda tuviera la audacia de proponer avances reales más allá del capitalismo actual, ganaría la credibilidad de la que carece. Una audaz izquierda radical es necesaria para proporcionar la coherencia que aún carecen de los movimientos de protesta y luchas defensivas parciales actuales. El “movimiento” podría, entonces, revertir el equilibrio social de poder en favor de las clases trabajadoras y hacer posible los avances progresivos. Los éxitos obtenidos por los movimientos populares en América del Sur son una prueba de ello.
En el estado actual de cosas, los éxitos electorales de la extrema derecha provienen del propio capitalismo contemporáneo. Estos éxitos permiten a los medios juntar, con el mismo oprobio, a los “populistas de extrema derecha y los de extrema izquierda”, ocultando el hecho de que los primeros son pro capitalistas (como lo demuestra el término extrema derecha) y, por lo tanto, posibles aliados para el capital, mientras que estos últimos son los únicos opositores potencialmente peligrosos del sistema de poder del capital.
Observamos, mutatis mutandis, una coyuntura similar en los Estados Unidos, aunque su extrema derecha nunca se llama fascista. El macartismo de ayer, al igual que los fanáticos y belicistas del Tea Party (por ejemplo, Hillary Clinton) de hoy, defiende abiertamente las “libertades”, entendidas como pertenecientes exclusivamente a los propietarios y gerentes del capital monopolista, contra “el gobierno”, sospechoso de adherirse A las demandas de las víctimas del sistema.
Una última observación sobre los movimientos fascistas: parecen incapaces de saber cuándo y cómo dejar de hacer sus demandas. El culto al líder y la obediencia ciega, la valorización acrítica y suprema de las construcciones mitológicas pseudoétnicas o pseudo-religiosas que transmiten fanatismo, y el reclutamiento de milicias para acciones violentas hacen del fascismo una fuerza difícil de controlar. Los errores, incluso más allá de las desviaciones irracionales desde el punto de vista de los intereses sociales atendidos por los fascistas, son inevitables. Hitler era un verdadero enfermo mental, sin embargo, podía obligar a los grandes capitalistas que lo habían puesto en el poder a seguirlo hasta el final de su locura e incluso obtener el apoyo de una gran parte de la población.
El fascismo en el sur contemporáneo
Los recientes levantamientos populares, que comenzaron en 2011, han puesto en tela de juicio las dictaduras. Pero las dictaduras solo han sido cuestionadas. Una alternativa solo encontrará los medios para lograr la estabilidad si logra combinar los tres objetivos alrededor de los cuales se movilizaron las revueltas: la continuación de la democratización de la sociedad y la política, los avances sociales progresivos y la afirmación de la soberanía nacional.
Todavía estamos lejos de eso. Es por eso que existen múltiples alternativas posibles en el corto plazo visible. ¿Puede haber un posible retorno al modelo popular nacional de la era Bandung, tal vez con un toque de democracia? ¿O una cristalización más pronunciada de un frente democrático, popular y nacional? ¿O una zambullida en una ilusión retrospectiva que, en este contexto, toma la forma de una “islamización” de la política y la sociedad?
En el conflicto finalizado, en una gran confusión, estas tres posibles respuestas al desafío, las potencias occidentales (Estados Unidos y sus aliados europeos subalternos) han hecho su elección: han brindado un apoyo preferencial a la Hermandad Musulmana y / u otros “salafistas”. “Las organizaciones del islam político. La razón es simple y obvia: estas fuerzas políticas reaccionarias aceptan ejercer su poder dentro del neoliberalismo globalizado (y, por lo tanto, abandonan cualquier posibilidad de justicia social e independencia nacional). Ese es el único objetivo perseguido por las potencias imperialistas.
En consecuencia, el programa del islam político pertenece al tipo de fascismo que se encuentra en las sociedades dependientes. De hecho, comparte con todas las formas del fascismo dos características fundamentales: (1) la ausencia de un desafío a los aspectos esenciales del orden capitalista (y en este contexto, esto implica no cuestionar el modelo de desarrollo de lumpen relacionado con la expansión de capitalismo neoliberal globalizado); y (2) la elección de formas de gestión política antidemocrática y policial (como la prohibición de partidos y organizaciones y la islamización forzada de la moral).
La opción antidemocrática de las potencias imperialistas (que es la mentira de la retórica pro democrática que se encuentra en el torrente de propaganda a la que estamos sometidos), acepta los posibles “excesos” de los regímenes islámicos en cuestión. Al igual que otros tipos de fascismo y por las mismas razones, estos excesos están inscritos en los “genes” de sus modos de pensamiento: sumisión incuestionable a los líderes, valorización fanática de la adhesión a la religión del estado y la formación de fuerzas de choque utilizadas para imponer la sumisión. . De hecho, y esto ya se puede ver, el programa “islamista” avanza solo en el contexto de una guerra civil (entre otros, sunníes y chiítas) y resulta en nada más que un caos permanente. Este tipo de poder islamista es, entonces, la garantía de que las sociedades en cuestión seguirán siendo absolutamente incapaces de afirmarse en la escena mundial. Está claro que un Estados Unidos en declive se ha dado por vencido en algo mejor, un gobierno local estable y sumiso, a favor de este “segundo mejor”.
Similares desarrollos y opciones se encuentran fuera del mundo árabe-musulmán, como la India hindú, por ejemplo. El Partido Bharatiya Janata (BJP), ganador de las elecciones en India en 2014, es un partido religioso hindú reaccionario que acepta la inclusión de su gobierno en el neoliberalismo globalizado. Es el garante de que India, bajo su gobierno, se retirará de su proyecto para convertirse en una potencia emergente. Describirlo como fascista, entonces, no es realmente demasiado difícil para la credibilidad.
En conclusión, el fascismo ha regresado a Occidente, Este y Sur; y este retorno está naturalmente relacionado con la propagación de la crisis sistémica del capitalismo monopolista generalizado, financiero y globalizado. El recurso real o incluso potencial a los servicios del movimiento fascista por parte de los centros dominantes de este sistema tan exigente exige la mayor vigilancia de nuestra parte. Esta crisis está destinada a empeorar y, en consecuencia, la amenaza de recurrir a soluciones fascistas se convertirá en un verdadero peligro.

¹ Samir Amin es director del Foro del Tercer Mundo en Dakar, Senegal. Sus libros publicados por Monthly Review Press incluyen The Liberal Virus, El mundo que deseamos ver, La ley del valor mundial y, más recientemente, La implosión del capitalismo contemporáneo.

PERÚ: 39 días de lucha en el corredor minero de las Bambas


La imagen puede contener: una o varias personas y exterior 

correovermello-noticias
Lima, 15.03.19
Ya son 39 días de protestas en el conocido como corredor del complejo minero de cobre de Las Bambas, ubicada en el distrito de Colquemarca, provincia de Chumbivilcas, en Cusco, no ha cesado y los representantes de la minería se han empezado a pronunciar sobre la acción tomada por un grupo de pobladores de Fuerabamba.
A más de un mes del bloqueo de la carretera que conecta a la mina con el puerto Matarani - lugar desde donde se exportan los minerales, la medida fue tomada hace 39 días por una comunidad indígena de la zona como respuesta a una acción del gobierno que consideraron injusta e ilegal: la vía por la que transportaban sus cultivos fue convertida en una carretera nacional. Los indígenas han tenido la intención de llegar a un acuerdo con la mina para el uso de la pista, según indicaron dirigentes de la comunidad.

viernes, 15 de marzo de 2019

El retorno del Fascismo. Historia y actualidad. Un artículo de Samir Amin (1ª Parte).

El retorno del Fascismo. Historia y actualidad.

Por Samir Amin¹. 
La Gaceta de los Miserables.


No es casual que el título mismo de esta contribución vincule el retorno del fascismo en la escena política con la crisis del capitalismo contemporáneo. El fascismo no es sinónimo de un régimen policial autoritario que rechaza las incertidumbres de la democracia electoral parlamentaria. El fascismo es una respuesta política particular a los desafíos con los que la administración de la sociedad capitalista puede enfrentarse en circunstancias específicas.
Unidad y diversidad del fascismo
Los movimientos políticos que con razón se pueden llamar fascistas estuvieron a la vanguardia y ejercieron el poder en varios países europeos, particularmente durante la década de 1930 hasta 1945. Entre ellos, el italiano Benito Mussolini, el alemán Adolf Hitler, el español Francisco Franco, el portugués António de Oliveira Salazar, El francés Philippe Pétain, el húngaro Miklós Horthy, el rumano Ion Antonescu y el croata Ante Pavelic. La diversidad de sociedades que fueron víctimas del fascismo, tanto las principales sociedades capitalistas desarrolladas como las sociedades capitalistas dominadas por minorías, algunas conectadas con una guerra victoriosa, otras producto de la derrota, debería impedirnos unirlas a todas. Especificaré así los diferentes efectos que esta diversidad de estructuras y coyunturas produjo en estas sociedades.
Sin embargo, más allá de esta diversidad, todos estos regímenes fascistas tenían dos características en común:
(1) En esas circunstancias, todos estaban dispuestos a administrar el gobierno y la sociedad de manera que no se cuestionaran los principios fundamentales del capitalismo, específicamente la propiedad capitalista privada, incluida la del capitalismo monopolista moderno. Por eso llamo a estas diferentes formas de fascismo formas particulares de administrar el capitalismo y no formas políticas que cuestionen la legitimidad de este último, incluso si el “capitalismo” o las “plutocracias” estuvieran sujetos a largas diatribas en la retórica de los discursos fascistas. La mentira que oculta la verdadera naturaleza de estos discursos aparece tan pronto como uno examina la “alternativa” propuesta por estas diversas formas de fascismo, que siempre guardan silencio con respecto al punto principal: la propiedad capitalista privada. Sigue siendo el caso que la elección fascista no es la única respuesta a los desafíos que enfrenta la gestión política de una sociedad capitalista. Solo en ciertas coyunturas de crisis violentas y profundas, la solución fascista parece ser la mejor para el capital dominante, o en ocasiones incluso la única. El análisis debe, entonces, centrarse en estas crisis.
(2) La elección fascista para administrar una sociedad capitalista en crisis siempre se basa, por definición, en el rechazo categórico de la “democracia”. El fascismo siempre reemplaza los principios generales en los que se basan las teorías y prácticas de las democracias modernas: el reconocimiento de una diversidad de opiniones, el recurso a los procedimientos electorales para determinar la mayoría, la garantía de los derechos de la minoría, etc., con los valores opuestos de sumisión a los requisitos de la disciplina colectiva y la autoridad del líder supremo y sus principales agentes. Esta reversión de valores siempre está acompañada por un retorno de ideas retrospectivas, que son capaces de proporcionar una aparente legitimidad a los procedimientos de presentación que se implementan. La proclamación de la supuesta necesidad de volver al pasado (“medieval”), de someterse a la religión del estado o a alguna supuesta característica de la “raza” o la “nación” (étnica), conforman el abanico de discursos ideológicos desplegados por Las potencias fascistas.
Las diversas formas de fascismo encontradas en la historia europea moderna comparten estas dos características y se clasifican en una de las siguientes cuatro categorías:
1. El fascismo de las principales potencias capitalistas “desarrolladas” que aspiraban a convertirse en potencias hegemónicas dominantes en el mundo, o al menos en el sistema capitalista regional.
El nazismo es el modelo de este tipo de fascismo. Alemania se convirtió en una importante potencia industrial a partir de la década de 1870 y en una competencia de las potencias hegemónicas de la era (Gran Bretaña y, en segundo lugar, Francia) y del país que aspiraba a convertirse en hegemónica (Estados Unidos). Después de la derrota de 1918, tuvo que lidiar con las consecuencias de su fracaso para lograr sus aspiraciones hegemónicas. Hitler formuló claramente su plan: establecer sobre Europa, incluida Rusia y quizás más allá, la dominación hegemónica de “Alemania”, es decir, el capitalismo de los monopolios que habían apoyado el auge del nazismo. Estaba dispuesto a aceptar un compromiso con sus principales oponentes: Europa y Rusia serían entregadas, China a Japón, el resto de Asia y África a Gran Bretaña y las Américas a Estados Unidos. Su error fue pensar que tal compromiso era posible: Gran Bretaña y los Estados Unidos no lo aceptaron, mientras que Japón, por el contrario, lo apoyó.
El fascismo japonés pertenece a la misma categoría. Desde 1895, el Japón capitalista moderno aspiraba a imponer su dominio sobre todo el este de Asia. Aquí la diapositiva se hizo “suavemente” de la forma “imperial” de administrar un capitalismo nacional en alza, basado en instituciones aparentemente “liberales” (una Dieta elegida), pero de hecho completamente controlada por el Emperador y la aristocracia transformada por la modernización, para Una forma brutal, manejada directamente por el Alto Mando militar. La Alemania nazi hizo una alianza con el Japón imperial / fascista, mientras que Gran Bretaña y los Estados Unidos (después de Pearl Harbor, en 1941) se enfrentaron con Tokio, al igual que la resistencia en China: las deficiencias del Kuomintang se compensaron con el apoyo de Los comunistas maoístas.
2) El fascismo de las potencias capitalistas de segundo orden.
Mussolini de Italia (el inventor del fascismo, incluido su nombre) es el mejor ejemplo. El mussolinismo fue la respuesta de la derecha italiana (la antigua aristocracia, la nueva burguesía, las clases medias) a la crisis de la década de 1920 y la creciente amenaza comunista. Pero ni el capitalismo italiano ni su instrumento político, el fascismo de Mussolini, tenían la ambición de dominar a Europa, y mucho menos al mundo. A pesar de todos los alardes del Duce sobre la reconstrucción del Imperio Romano (!), Mussolini entendió que la estabilidad de su sistema descansaba en su alianza, como subalterno, ya sea con Gran Bretaña (el amo del Mediterráneo) o la Alemania nazi. La indecisión entre las dos posibles alianzas continuó hasta la víspera de la Segunda Guerra Mundial.
El fascismo de Salazar y Franco pertenecen a este mismo tipo. Ambos eran dictadores instalados por la derecha y la Iglesia católica en respuesta a los peligros de los liberales republicanos o republicanos socialistas. Los dos nunca fueron, por esta razón, rechazados por su violencia antidemocrática (bajo el pretexto del anticomunismo) de las principales potencias imperialistas. Washington los rehabilitó después de 1945 (Salazar fue miembro fundador de la OTAN y España aceptó las bases militares de los Estados Unidos), seguido por la Comunidad Europea, garante por naturaleza del orden capitalista reaccionario. Después de la Revolución de los Claveles (1974) y la muerte de Franco (1980), estos dos sistemas se unieron al campo de las nuevas “democracias” de baja intensidad de nuestra era.
(3) El fascismo en las sociedades dependientes de Europa del Este.
Avanzamos varios grados más cuando examinamos las sociedades capitalistas de Europa del Este (Polonia, los estados bálticos, Rumania, Hungría, Yugoslavia, Grecia y Ucrania occidental durante la era polaca). Aquí deberíamos hablar de capitalismo atrasado y, en consecuencia, dependiente. En el período de entreguerras, las clases dominantes reaccionarias de estos países apoyaron a la Alemania nazi. Sin embargo, es necesario examinar caso por caso su articulación política con el proyecto de Hitler.
En Polonia, la antigua hostilidad a la dominación rusa (Rusia zarista), que se convirtió en hostilidad a la Unión Soviética comunista, alentada por la popularidad del papado católico, normalmente habría convertido a este país en el vasallo de Alemania, siguiendo el modelo de Vichy. Pero Hitler no lo entendió de esa manera: los polacos, como los rusos, los ucranianos y los serbios, eran personas destinadas al exterminio, junto con los judíos, los romaníes y muchos otros. No había, entonces, lugar para un fascismo polaco aliado con Berlín.

La Hungría de Horthy y la Rumania de Antonescu fueron, en contraste, tratadas como aliadas subalternas de la Alemania nazi. El fascismo en estos dos países fue en sí mismo el resultado de crisis sociales específicas de cada uno de ellos: el miedo al “comunismo” después del período Béla Kun en Hungría y la movilización chovinista nacional contra los húngaros y los rutenos en Rumania.
En Yugoslavia, la Alemania de Hitler (seguida de la Italia de Mussolini) apoyó una Croacia “independiente”, confiada a la administración del Ustashi anti-serbio con el apoyo decisivo de la Iglesia Católica, mientras que los serbios estaban marcados para el exterminio.

NEPAL: El renegado Prachanda acusa al camarada Biplav de querer ejecutarlo.

 
correovermello-noticias
Kathmandu, 15.03.19
El architraidor y vende-obreros Pushpa Kamal Dahal (Prachanda) afirmo en un mitin con jóvenes del revisionista PCN-Unificado de que en una lista del PCN de posibles objetivos a eliminar figura él en primer lugar. El renegado hizo un llamado a la conciliación y a unirse a la corriente principal a los miembros del, ahora clandestino, PCN que dirige el camarada Biplav.
La decisión gubernamental de declarar ilegal al PCN ha causado nuevas tensiones en el interior del partido revisionista ya que según afirman medios de prensa nepalí un sector del partido se ha sentido molesto por la decisión unilateral del premier Oli y del ministro del Interior el renegado Ram Bahadur Thapa . Estos cuestionan el carácter oportuno de la medida e incluso hablan de formas dictatoriales del gobierno. Partidos como el partido madhesi Rastriya Janata Party-Nepal, han condenado la decisión gubernamental como contraria a la democracia.

Por otra parte se hace balance del importante impacto del Nepal Banda convocado por el ahora ilegal partido que dirige el camarada Biplav. Se informa de numerosos incidentes así como de algunos transportes publico incendiados por supuestos seguidores del camarada Biplav, como en Badaipur, en el distrito de Kailali. (foto, The Himlayan Times)

jueves, 14 de marzo de 2019

ECUADOR: Cartel del 8 de marzo de las camaradas del MFP.


BRASIL: Bolsonaro vai ao USA lamber as botas de Trump e entregar a base de Alcântara.




AND.

image.png


Por Fausto Arruda 
O entreguista e vende-pátria Jair Bolsonaro assinará um novo acordo de entrega da Base de Alcântara ao USA durante sua visita a Trump, que ocorrerá entre os dias 17 e 19 de março. O Itamaraty confirmou a informação. A base, atualmente utilizada para lançamento de foguetes, fica localizada no Maranhão e é há tempo cobiçada pelos imperialistas ianques.
O acordo de concessão, chamado “Acordo de Salvaguardas Tecnológicas”, permitirá ao USA a utilização da mesma para lançamento de foguetes em troca de alguns trocados. Nem mesmo a tecnologia que o USA utilizar na base será de acesso do governo brasileiro. Enquanto isso, o programa espacial brasileiro desenvolvido na base será congelado.
Essa é mais uma medida lesa-pátria do governo bolsonarista, e é parte de uma maior intervenção do imperialismo ianque na região.
A intenção do Bolsonaro, de tão lambe-botas e lacaio, é humilhar a nação diante do USA e transformar o Brasil de uma semicolônia para a condição de protetorado dos ianques, isolando o Brasil de relacionamento com o restante do mundo, principalmente dos parceiros comerciais que deixam divisas com a importação dos produtos brasileiros, como a China, Rússia, o mundo árabe e a África. É claro que suas intenções esbarram em outras forças.
Além da base de Alcântara, Bolsonaro e as Forças Armadas reacionárias lacaias do imperialismo preparam a entrega de nossas reservas do pré-sal e das jazidas minerais da Amazônia, passando por cima dos direitos dos povos indígenas.

Apoie a imprensa popular e democrática!

CHILE: Resumen de actividades con motivo de la fundación del Partido Comunista de Chile y por el natalicio del Presidente Mao.