miércoles, 31 de enero de 2018

COLOMBIA: Editorial de Revolución Obrera.




LA “PAZ SOCIAL” DE LA BURGUESÍA ES LA PAZ DE LOS SEPULCROS
En agosto del año pasado, la Unión Obrera Comunista (mlm) como parte del análisis de la situación actual, declaró: “A pesar de que los hechos muestran la continuación de la guerra contra el pueblo; a pesar de los asesinatos de varios guerrilleros, líderes campesinos e indígenas y defensores de derechos humanos en tiempos del llamado “post-conflicto”, que son el despunte de un nuevo episodio de la ya conocida en Colombia sanguinaria paz burguesa posterior a los “acuerdos” con jefes guerrilleros de antaño; a pesar de todo esto, los jefes políticos reformistas y oportunistas de los partidos y de las centrales sindicales son quienes principalmente presentan el “acuerdo de paz” como el comienzo de una nueva época de “paz social” en Colombia, aprovechando la credulidad del pueblo por su resentimiento contra esta guerra reaccionaria que lo ha victimizado”.[1]
¡Y los hechos son los hechos! En los acostumbrados balances de fin de año, fue de reconocimiento general el gran número de asesinatos de dirigentes campesinos, líderes populares, defensores de derechos humanos y guerrilleros desmovilizados durante el 2017, cuantificados por la ONU en 150 y por el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) en 170. La impunidad de estos crímenes se estima en el 87% y se agrega que el 59% de los homicidios fueron ejecutados por sicarios en las zonas abandonadas por las FARC, las mismas donde ascienden a 55.000 los desplazamientos forzados. Las zonas donde más asesinatos de dirigentes se registraron fueron Cauca (32), Nariño (28), Antioquia (23), Valle (14) y Chocó (12).
Como si fuera por causa del mismo síndrome de la estupidez de Trump cuando declara que el “calentamiento global es invento de los chinos”, o de Maduro para quien “en Venezuela no hay crisis”, también en Colombia resultó el panzón Ministro de Defensa Luis Carlos Villegas declarando que los asesinatos de los dirigentes sociales en su mayoría “son por asuntos personales y líos de faldas”.
Sí, por líos “de faldas, potreros, fincas y caminos que quieren empresarios y paracos” en las exactas palabras del caricaturista X-Tian de El Espectador. Por tales líos, en los mismos días cuando la prensa difundía las babosadas del Ministro, el 15 de diciembre el teniente del ejército Ferney Vega Padilla asesinó al joven campesino Alexander José Padilla Cruz en la vereda El Limón de Tierralta departamento de Córdoba; el 20 de diciembre paramilitares de las llamadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia asesinaron a Gonzalo Antonio Martínez presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Pechinde de Tierralta - Córdoba; ese mismo día Alfonso Pérez Mellizo presidente de la Junta de Acción Comunal en el corregimiento de Pan de Azúcar, municipio de El Patía departamento del Cauca, fue acribillado al salir de una reunión con la comunidad; el 21 de diciembre fue asesinado el líder social Esneider Ruiz Barreto miembro de ATCAM filial de Fensuagro y miembro de Marcha Patriótica, en el municipio de Puerto Guzmán departamento del Putumayo; el 24 de diciembre fue encontrado el cadáver de Guillermo Javier Artuz Tordecilla, dirigente campesino de Tierralta - Córdoba.
Tanto el Presidente Santos como el Ministro Villegas niegan la existencia de una operación sistemática de asesinatos de dirigentes sociales y políticos, y alegan que no existe una organización dedicada a perpetrar tales crímenes. Por su parte, los jefes reformistas y oportunistas pregoneros de la mentirosa “paz social”, insisten en comprometer al pueblo en el apoyo a esa política, lo cual sería aceptar dócil y pasivamente la mordaza y el oprobio dictatorial de los capitalistas sobre los trabajadores.
“La “paz social” —prosigue la declaración citada arriba— es un imposible en una sociedad como la colombiana dividida en clases antagónicas donde unas cada día son más ricas a costa del trabajo de otras que cada vez son más pobres. La “paz social” es un veneno ideológico que anula en el pueblo el ánimo de luchar, es una trampa política que inmoviliza a los de abajo, dejando las manos libres a las clases dominantes para fortalecer su dictadura de clase y organizar los planes reaccionarios del llamado “post-conflicto”, un nuevo período de consolidación del despojo a sangre y fuego, de mayores beneficios para el capital imperialista y nacional profundizando la superexplotación de las masas trabajadoras del campo y la ciudad y la destrucción de la naturaleza, de prohibición de la lucha revolucionaria de las masas, de criminalización de sus protestas, de persecución, encarcelamiento, desaparición y exterminio de dirigentes revolucionarios, de activistas de DDHH, de defensores de la naturaleza, de dirigentes sindicales cuyas actividades ya son clasificadas en los códigos policiales como “terroristas” y “contra la paz social”.”
Y no se crea, que la “paz social” es imposible porque los gobernantes representantes de los grandes empresarios, son moralmente mentirosos, faltones, malnacidos y sanguinarios. ¡Sí que lo son! Han masacrado huelguistas, han ordenado desaparecer a periodistas, profesores, humoristas, raperos… solo por disentir y criticar sus abusos. Pero el principal impedimento para la “paz social” no es eso, sino el gran negocio de la explotación asalariada del trabajo, del que se derivan no solo los conflictos sindicales por mejores salarios y condiciones laborales, sino la irreconciliable lucha entre las clases por el dominio y el poder político en la sociedad. Ningún acuerdo con la burguesía y ninguna reforma al Estado y sus leyes pueden suprimir la división de la sociedad colombiana en clases antagónicas, cuya existencia siempre será en lucha, jamás en “paz social”.
¿Acaso no se dijo que con el “Acuerdo de Paz” se terminaba la guerra?
Se firmó el “Acuerdo” pero continuó la guerra si se quiere con más frenesí en las zonas antes controladas por las FARC. Continuó la guerra contra el pueblo, porque su causa no estaba en la decisión política de esa guerrilla de alzarse en armas, sino en la disputa económica interburguesa por la renta extraordinaria de la tierra, proveniente de la explotación del trabajo asalariado en negocios como el de la minería, la coca, la producción y tráfico de sicotrópicos, lo cual conlleva a la lucha por el dominio territorial. Y en esa disputa económica y del territorio, las FARC eran apenas uno de los contendientes, no el más poderoso, pero sí el más peligroso para los trabajadores porque disfrazó con palabras revolucionarias su participación en una guerra reaccionaria contra el pueblo, porque contrario a lo hecho por los marinos en la Revolución de Octubre de dirigir sus cañones contra el Zar y los enemigos del pueblo, en Colombia los jefes guerrilleros desviaron contra el pueblo los fusiles que en manos de los viejos campesinos apuntaban a los terratenientes.
Es tan peregrina la teoría de que el “Acuerdo” con las FARC terminaría la guerra, que mientras negociaban en la mesa, en los territorios aumentaban geométricamente las hectáreas sembradas de coca, indicativo ese sí fiel, de la intensificación de la guerra contra el pueblo. De 96.000 hectáreas sembradas en el 2015 se pasó a 146.000 en el 2016 y a 188.000 en el 2017 de las cuales 23.148 están en el municipio de Tumaco convertido hoy en un epicentro de la guerra de la coca, donde las masacres, el desplazamiento, la criminalización de los trabajadores cocaleros, muestra en carne viva que la “paz social” de la burguesía es la paz de los sepulcros.
Sabiendo que en política, la táctica revolucionaria se asienta en el examen permanente de la situación real y en el desarrollo probable de la lucha de clases, frente a la cuestión actual de la guerra y la paz, la Unión Obrera Comunista (mlm) hizo un análisis objetivo y una muy precisa previsión:     
“Con el “acuerdo de paz” del Gobierno de Santos y los jefes guerrilleros, termina la participación armada de las FARC en la guerra reaccionaria, pero no significa el fin de la guerra contra el pueblo, como ya lo demuestran los hechos, puesto que la disputa económica por la renta extraordinaria en las tierras despojadas, sigue siendo la base del enfrentamiento político entre las facciones de las clases dominantes, no solo en el marco de sus instituciones estatales sino principalmente a través de las fuerzas armadas estatales y paraestatales —llámense autodefensas, bandas criminales, clanes, grupos anti-restitución o simplemente escuadrones armados de los capos burgueses y terratenientes que ejercen poder en grandes territorios despojados— escuadrones de los cuales tampoco se pueden excluir remanentes mercenarios de las guerrillas que continuarán en el rentable negocio de la guerra reaccionaria”.
La “paz social” es un espejismo que aparta al pueblo de la lucha revolucionaria
De parte de los enemigos del pueblo —imperialistas, burgueses y terratenientes— la prédica de “paz social” es una vieja mentira trabajada en el vano intento de negar teóricamente la inevitable lucha de clases, y de impedir prácticamente que el pueblo se atreva a rebelarse, como bien lo expresa el cartel que circula por las redes sociales: “La burguesía llama “paz social” al silencio de los explotados”. Pero tal mentira es destrozada a diario por los hechos de la lucha de clases y por la gran verdad del marxismo: no habrá “paz social” mientras existan clases antagónicas en la sociedad.
La división de las clases dominantes frente al “Acuerdo de Paz”, es solo por cuestiones jurídicas secundarias. Igual a como lo manifiestan los representantes de los imperialistas, todas las facciones burguesas y terratenientes, aceptan lo principal del acuerdo entre el gobierno y los jefes guerrilleros: en lo político reconocer y someterse al Estado de dictadura de los explotadores, en lo jurídico legalizar el despojo violento y el desplazamiento de los pobres del campo perpetrados en la guerra, y en lo económico garantizar la expansión de la agricultura empresarial que profundiza el capitalismo en el campo, arruina y destierra al campesinado, y amplía la esclavitud asalariada. Por tanto, la división entre los explotadores frente al “acuerdo” es una alharaca pre-electoral para engañar incautos, cautivar votos y dividir al pueblo.
De parte de los falsos amigos del pueblo —los jefes de los partidos reformistas y oportunistas, los jefes guerrilleros, los jefes de las centrales sindicales— han mentido por partida doble: primero hicieron alharaca sobre el fin de la guerra con el “acuerdo”, y luego anunciaron el advenimiento de una época de “paz social” en Colombia. La vida misma se ha encargado de restregarles en la cara el divorcio entre el “acuerdo” y las verdaderas causas de esta guerra, enseñando que la “paz social” de los explotadores es la paz de los sepulcros, que en vez de una época de “paz social” se agravó la crisis social, esto es, se agudizó más la lucha de clases en la sociedad colombiana.
Las críticas de algunos jefes intermedios de las FARC contra los jefes negociadores del “acuerdo” por su entreguismo sumiso, por el incumplimiento del gobierno con los guerrilleros de base, por el hostigamiento que sufren sus familias y el asesinato de varios de ellos —a la fecha han asesinado a 36 guerrilleros desmovilizados y a 13 de sus familiares—, son críticas ciertas desde el punto de vista de los hechos de guerra, más cuando la burguesía ha puesto en la mira de sus sicarios a los simpatizantes, a los guerrilleros desarmados y sus allegados. Pero son críticas mamertas desde el punto de vista político, porque las hacen como defensores del “acuerdo” y crédulos en la posibilidad de la “paz social”. Asumir una posición consecuente por los guerrilleros de base engañados y utilizados para esta tramoya burguesa, por los simpatizantes obreros y campesinos desilusionados de los felones jefes guerrilleros, les exige rebelarse contra el “acuerdo” de sometimiento al poder de la burguesía y contra el plan parlamentarista burgués de los arrepentidos jefes; les exige desechar toda ilusión en la paz burguesa, comprender que la paz para el pueblo sólo es posible con la abolición de la propiedad privada sobre los medios de producción, causa profunda de la explotación del hombre por el hombre y de la desigualdad de clases en la sociedad; les exige renegar de su participación en esta guerra reaccionaria contra el pueblo, entendiendo que el camino no es la claudicación ante el Estado opresor, sino la vinculación a las luchas de las masas y de los revolucionarios en la preparación de una verdadera guerra popular, que sí lleve a la real emancipación del pueblo colombiano.
En resumidas cuentas, en esta guerra reaccionaria encarnizada contra el pueblo, la “paz social” de la burguesía es la paz de los sepulcros, es un embeleco que solo le sirve a los enemigos del pueblo para profundizar la explotación y endurecer su dictadura de clase. Como bien lo indica la Táctica revolucionaria de la Unión: “La política de “paz social” es hoy el principal contra-ataque a los esfuerzos de los revolucionarios y comunistas por elevar la conciencia política de las masas y unir sus distintas manifestaciones de lucha, reorganizar las filas de las clases trabajadoras con independencia de los enemigos explotadores y de los falsos amigos politiqueros, cumplir la tarea de construir el Partido político del proletariado al calor de la lucha de clases en el rumbo de la Revolución Socialista”.
¿Qué camino le queda entonces a las masas trabajadoras?
Confiar en sus propias fuerzas y en su lucha directa, cuyo acontecer es lo más importante y decisivo actualmente en la sociedad, en contraposición a la lucha electoral organizada por el gobierno y convertida en el qué hacer político de los partidos reformistas y oportunistas, promovida por la prensa de los grandes capitalistas y patrocinada por ellos, porque en esa lucha electoral no pesa la voluntad del pueblo así votara en su gran mayoría, sino el poder del capital que decide cómo se reparte la administración del poder entre las facciones de las clases dominantes, decide cuáles de sus representantes —ayudados por los colados de otras clases— han de administrar los negocios generales de los capitalistas (léase, han de ejecutar la “agenda empresarial”) y han de oprimir al pueblo durante los próximos años.
No es entonces la lucha electoral y parlamentaria la que sirve al pueblo para remediar sus sufrimientos. Es la lucha extraparlamentaria, la lucha directa de las masas trabajadoras, expresada hoy bajo la forma de Huelgas Políticas de Masas, la que sí puede resolver los problemas inmediatos de las masas, en la medida en que involucre a la inmensa mayoría de los explotados y oprimidos, junte sus expresiones dispersas, las unifique bajo una Plataforma común que con la fuerza de un paro general, sea exigida al Estado representante de todos los explotadores.
Mientras que la lucha electoral divide al pueblo y lo somete a marchar en apoyo a sus enemigos, la lucha de masas directa debilita a los gobernantes y desorganiza sus componendas con los partidos reformistas y oportunistas, une al pueblo y le enseña por experiencia propia que ¡Ni el Estado, ni los politiqueros! ¡Sólo el Pueblo Salva al Pueblo!
Y aunque las tareas políticas inmediatas de la lucha directa del pueblo deben ser, denunciar y movilizarse contra la guerra reaccionaria y el terrorismo de Estado que asesina dirigentes y activistas de las masas, rechazar en las calles la rebaja del salario mínimo y la andanada de impuestos y tarifas que se vienen, contraponer la movilización a la farsa electoral, conmemorar con mayor beligerancia el Primero de Mayo Internacionalista y Revolucionario, y avanzar en la organización de un Paro Nacional Indefinido, tales movilizaciones serán solo batallas inmediatas de resistencia y preparación para las futuras batallas revolucionarias en la lucha de clases, esas sí decisivas para derrocar a los opresores y constituir un nuevo poder, el de un nuevo Estado de obreros y campesinos, indispensable para barrer las causas profundas de la esclavitud asalariada.  
Para la lucha política inmediata son condiciones necesarias, la unidad de los comunistas revolucionarios, la unidad de las posiciones revolucionarias en el movimiento sindical, y la alianza con las expresiones revolucionarias de la pequeña burguesía, sobre la base del rechazo al engaño de la “paz social” y del compromiso a contrarrestar, neutralizar y derrotar la influencia pacifista al interior del movimiento de masas.
Para el avance de la lucha política revolucionaria de las masas, es así mismo condición indispensable, el persistente trabajo de los comunistas para enseñarles a distinguir a sus verdaderos amigos y enemigos; para elevarles al calor de la lucha su conciencia política, tanto sobre el carácter irreconciliable de la contradicción con los enemigos del pueblo, como sobre la nefasta política de conciliación de clases y “paz social” de los reformistas y oportunistas; para contribuir a la organización independiente de la clase obrera, de su movimiento sindical y principalmente de su destacamento de vanguardia, el Partido del Proletariado, dirigente político y cuartel general de la revolución.
Tales son las responsabilidades inmediatas de los activistas obreros y de masas, de los revolucionarios y comunistas, para enfrentar la política desmovilizadora de la “paz social” y el gran engaño electoral.
Comité de Dirección – Unión Obrera Comunista (mlm)
Enero 20 de 2018

3 comentarios:

ivan gonzales dijo...

¨Para el avance de la lucha política revolucionaria de las masas, es así mismo condición indispensable, el persistente trabajo de los comunistas para enseñarles a distinguir a sus verdaderos amigos y enemigos; para elevarles al calor de la lucha su conciencia política, tanto sobre el carácter irreconciliable de la contradicción con los enemigos del pueblo, como sobre la nefasta política de conciliación de clases y “paz social” de los reformistas y oportunistas;...Revolucion obrera.

La historia de la lucha de clases viene forjando esta resistencia y estallidos sociales por todas partes del mundo capitalista son siglos de resistencia y combate de los oprimidos sin encontrar la solución a sus razones de rebelion. Sólo el MLM dio al traste abriendo las compuertas para la liberación de estos pueblos que sólo con la guerra popular se pude imponer el poder de la clase obrera campesina, fue y ha sido con la fuerza del fusil la COMUNA DE PARIS, LA REVOLUCION RUSA, LA REVOLUCION CHINA, LA REVOLUCION EN VIETNAM, LA REVOLUCION EN CAMBOYA con el liderazgo del gran comunista POLT POT, HOY LA REVOLUCION EN EL PERU con el liderazgo y SU PODEROSO PENSAMIENTO GONZALO, LA REVOLUCION EN DESARROLLO CON GUERRA POPULAR EN LA INDIA. Etc.son estos caminos y no otros lo que harán posible la sentencia de MARX :¨ LA EMANCIPACIÓN DE LA CLASE OBRERA ES OBRA DE LA CLASE OBRERA MISMA¨. Todo estos partos violentos se han echo con la fuerza del fusil pero con un mar armado de masas y con partidos militarizados como bien lo ha establecido el desarrollo del maoísmo atreves del pensamiento Gonzalo ademas de establecer claramente la aguda definición de las dos líneas que se definirán mejor con las revoluciones culturales para aplastar todas esas malditas carroñas del revisionismo y oportunismo, alimañas que están de manera beligerante cuidando los intereses de la burguesía e imperialismo, ratas inmundas que actúan abiertamente desafiantes contra los comunistas auténticos y la doctrina del comunismo de MARX Y ENGELS.

Todo estos partos violentos se han echo con la fuerza del fusil pero con un mar armado de masas y con partidos militarizados como bien lo ha establecido el desarrollo del maoísmo atreves del pensamiento Gonzalo ademas de establecer claramente la aguda definición de las dos líneas que se definirán mejor con las revoluciones culturales para aplastar todas esas malditas carroñas del revisionismo y oportunismo, alimañas que están de manera beligerante cuidando los intereses de la burguesía e imperialismo, ratas inmundas que actúan abiertamente desafiantes contra los comunistas auténticos y la doctrina del comunismo de MARX Y ENGELS.

Plantear que enseñarle al proletariado a distinguir a su enemigo es la tarea...es una clara muestra del poco entendimientos de la ciencia del MLM. El proletariado vive el problema sabe quien es el responsable de su condición de hambre, miseria, explotación y represión esta situación la llevan a diario en su piel, lo que no entienden es como tumbar ese sistema infernal y esa tarea la tiene el PARTIDO y esa educación o esa enseñanza sólo se puede hacer atreves de la gloriosa guerra popular, platear lo contrario simplemente no se esta por el cambio real.
El llamado del glorioso Partido Comunista del Perú maoísta y su todo poderoso pensamiento Gonzalo y la militarización de los partidos a organizar L.A. podemos ganar, lograr nuestros objetivos.

GLORIA AL TODO PODEROSO PENSAMIENTO GONZALO!!!



ricardo arjona dijo...

Cree Iván Gonzales que las masas y especialmente el proletariado sabe quiénes son sus enemigos solo por el hecho de ser explotados y oprimidos. Qué declaración de culto a la espontaneidad. Pues mi "querido compañero" la conciencia de ello no puede venir más que de la labor de los comunistas; No es nada diferente su teoría de quienes plantean que la miseria genera conciencia. Eso para hablar de los enemigos abiertos; ahora, mucho más aplicable a los encubiertos, al oportunismo que se muestra ante las masas como archirevolucionario, y que como dijeran nuestros maestros, es la quintacolumna de la burguesía dentro del movimiento obrero. Es el obstáculo principal para que las masas sean protagonistas, y cazar al oportunismo no es tarea fácil, ni se hace a punta de tiros de fusil como lo creen los amantes furibundos de la guerra. La guerra popular es mucho mas que tiros de fusil. Espero haya sido solo una lectura prejuiciada la que lo llevó a esta declaración de culto a la espontaneidad.

ivan gonzales dijo...

Con todo respeto por lo que piensa pero son los hechos y no las banales palabras que registras pues hasta ahora se ha probado con la revolucion Rusa y China que estas masas si sabían quienes era sus opresores sólo que no sabían como tumbarlos como acabar con esa maldita pesadilla, gracias a Lenin -Stalin y Mao que desde el Partido organizaron y dirigieron la revolucion victorias como también la revolución Vietnamita y en ese camino va la revolución en el Perú, y la revolución en la India....plantear lo contrario como lo haces es el camino de antemano declarado al revisionismo y a las declaraciones electorales y pacificar la lucha de clases como esta ocurrriendo en el mundo capitalista con el revisionismo al mando pero eso jamas ocurrirá por más renegados y traiciones que se sumen es la realidad material del proletariado y no de lo que sede la gana de pensar....

Gloria al todo poderoso pensamiento Gonzalo!!!!
Gloria al todo poderoso pensamiento Mao Tse Tung!!!
Gloria al todo poderoso MLM!!!
Gloria al todo poderoso Partido Comunista MLM (maoísta) militarizado del Peru !!!

¨...el canibalismo de la contrarrevolución, convencerá a los pueblos que para abreviar, para simplificar, para concentrar la agonía sangrienta de la vieja sociedad y los sangrientos sufrimientos del parto de la nueva, NO EXISTE MÁS QUE UN MEDIO: EL TERRORISMO REVOLUCIONARIO ¨. Marx.