lunes, 18 de abril de 2011

Bangladesh: Micro-creditos usura para los pobres y el Nobel de la Paz.




Correo Vermello. Desde finales de diciembre del 2010, cuando salto a la luz publica el desvió de sumas millonarias, de donaciones internacionales, a cuentas opacas del fundador de Grameen Bank, el Nobel de la Paz 2006 Mohammad Yunus. El escandalo ha ido creciendo como la soledad del usurero Yunus. El gobierno de Bangladesh decidió apartarlo de la dirección del banco, no como dicen los pocos amigos de Yunus por revalidades políticas, sino mas bien siguiendo consejos del FMI, por la magnitud del fraude.

A continuación reproducimos algunos pasajes de un articulo del nada sospechoso de comunismo Economía Pais, del 15 de diciembre del 2010, realizado por Carlos A. Guisarre.

En el mismo se afirma que la premier de Bangladesh, "Sheij Hasina, calificó a Yunus como un “chupasangre”, al tiempo que anuncia su intención de someterlo a la justicia por utilizar una sociedad constituida “Sin Fines de Lucro” para operaciones comerciales."

A continuación el articulo se dedica a desmontar algunos de los mitos de este gran fraude de especulación y usura que esconde el mundo de las micro-finanzas.

El mito de que los micro-créditos no toman garantías:

Yunus toma garantías de los préstamos que realiza. Cuando ganó el Nobel en noviembre de 2006, los medios de mayor prestigio del mundo relataban como este “mago de la banca” prestaba a los más pobres sin retener nada en consecuencia y “la forma en que la gran mayoría honraba sus compromisos con Grameen a raíz de lo agradecidos que estaban”. Mas quedó expuesto que eso no es cierto.

El mito de que el micro-crédito empodera a las mujeres:

“El Grameen prefiere prestar a las mujeres, a causa de que estas son las que llevan sobre sus espaldas la crianza de la nueva generación. Por lo tanto, empoderando a las mujeres, atacamos el círculo vicioso de la pobreza”, eso dijo Yunus en medio de la euforia que produce en cualquiera ganar un Premio Nobel.
Pero analistas de Forbes que observan el funcionamiento de este modelo prestamista sostienen que Yunus prefiere prestar a las mujeres por causa de que las mismas “están atrapadas en el hogar”.

“Mientras los hombres en Bagladesh pudieran adquirir un préstamo y desaparecer incluso abandonando su hogar, las mujeres son muy apegadas a sus hijos, por eso pagan los micro-créditos, porque son entes sociales que carecen de movilidad alguna”, señala Jude Fernando, reportero de Forbes.com.

Esto indica que el Grameen Bank, lejos de procurar la liberación de la mujer en una sociedad musulmana tradicionalista, se aprovecha de los yugos sociales que tienen sus deudoras para presionarlas al pago.

El mito de que los micro-créditos se ofrecen a bajas tasas y términos menos exigentes:

Los 96 millones de dólares que transfirió Yunus a Noruega en 1996, aun cuando su actividad no había alcanzado el auge del que disfruta en estos momentos, evidencia lo bien tratado que era el Grameen Bank: las ganancias de una corporación con las obligaciones fiscales de una Organización No Gubernamental (ONG).
El Estado de Bangladesh le tenía exonerados los tributos al Grameen Bank, mientras este lobo disfrazado de oveja exigía las mismas tasas de interés que el mercado nacional a sus deudores, bajo la advertencia de embargo en caso de incumplimiento. Yunus debería devolver el Premio Nobel y recibir a cambio el premio Doing Business.

El mito de que las ganancias por medio del interés se reintegran a la labor de desarrollo de Bagladesh o de cualquier país tercermundista que aplique este sofisma:

La transferencia que desató el problema, y otros actos de esta clase que puedan surgir de la investigación a la que Yunus será sometido, demuestra que las ganancias provenientes del micro-crédito hacen cualquier cosa menos quedarse en el país donde fueron producidas.

¿Por qué fueron abrazados con tanto cariño los micro-créditos, por parte de los sabios de Wall Street? Una teoría particular de Economía País consiste en que la banca de los pobres puede ser la mejor excusa de los gobiernos del Tercer Mundo para no llevar a cabo las reformas sanitarias y educativas que hacen falta para enfilar a sus naciones hacia el desarrollo.
Es más sencillo decir “bueno, con los micro-créditos los pobres tienen la facultad de forjarse su propio futuro”, que utilizar los fondos de los impuestos en lo que realmente se debe hacer, garantizar la atención médica e instrucción educativa a TODOS los ciudadanos.

Con el escándalo al que Yunus se enfrenta se demuestran dos cosas: en las finanzas no hay lugar para la caridad y el crédito conlleva un costo."

Esto opina el autor, nosotros podríamos añadir es que la usura es el "alma" de prestamistas y banqueros y que aplastarlos, como a bichos nocivos, tiene que ser parte fundamental de cualquier programa revolucionario.

1 comentario:

Marco Antonio dijo...

Capitalista vive de usar / molestar e desgraçar os trabalhadores